Hoteles con jacuzzi en la habitación en Almendralejo

Hoteles destacados

Hotel Acosta Centro

Hotel Acosta Centro

Desde
45 €
Hotel Acosta Vetonia

Hotel Acosta Vetonia

Desde
40 €

Hoteles en Almendralejo

Pasa una estancia romántica en Badajoz, conociendo muchos de los encantos de Extremadura, desde uno de los hoteles con jacuzzi en la habitación en Almendralejo, unos alojamientos muy especiales para quienes buscan la opción de hospedarse en un entorno más acogedor. Se trata de habitaciones equipadas con una bañera con hidromasaje privada, además de otros servicios que hacen estos hoteles de Almendralejo aún más deseados.

Nuestra selección de hoteles en todo el territorio español incluye las opciones más exclusivas y acogedoras para las parejas que deciden tener una escapada romántica. Las hay desde las más lujosas para los presupuestos más holgados hasta los hoteles más sencillos para románticos aventureros. Todas nuestras recomendamos cuentan con bañera de burbujas en sus habitaciones, pieza sin duda esencial en toda escapada romántica que se precie de serlo.

En la Comunidad Autónoma de Extremadura se encuentra un destino cuyo sobrenombre, “Ciudad del Romanticismo”, ya es de por sí una razón para conocerlo en pareja. Se trata de Almendralejo, capital de la Comarca de Tierra de Barros en la Provincia extremeña de Badajoz. Este precioso destino español es también conocido como la “Ciudad Internacional del Vino” y “Ciudad Antigua del Vino”, debido a la excelente producción de cava que allí tiene lugar.

La ciudad de Almendralejo está ubicada al centro-oeste de Extremadura. En sus 164,5 km² habitan alrededor de 34 mil almendralejenses. Su espacio territorial se ubica dentro de la llamada Región del Cava. El sobrenombre de “Ciudad del Romanticismo” se debe a haber sido la cuna de dos importantes poetas españoles de dicho movimiento literario: Carolina Coronado y José de Espronceda, este último conocido como el príncipe del Romanticismo español.

La Iglesia de Almendralejo es uno de sus edificios más representativos

Qué ver en Almendralejo

El nombre de Almendralejo terminó siendo un diminutivo de “Almendral de Mérida”, nombre con el que se conocía esta región por la vasta extensión de almendros que había en sus predios. Actualmente la principal actividad económica de Almendralejo es la producción tradicional de vinos y aceitunas. Sus gentes conservan modos de vida rurales y tradicionales, lo que convierte a esta ciudad en un rincón perfecto para escapar del exceso de urbanismo.

El atractivo turístico principal de Almendralejo son las bodegas de cava. Las parejas que practican el turismo enológico, es decir, el turismo para conocer y disfrutar del vino, van a disfrutar mucho su visita a Almendralejo. Entre las bodegas más importantes destacan las de Vía de la Plata, las Bodegas San Marcos, Sani, Marcelino Díaz, Viña Extremeña, Martínez Payva y Romale. Todas producen cavas con la denominación de origen “Ribera del Guadiana”. Sin duda conocerlas y catar sus producciones es un plan ideal para los románticos que disfrutan de beber cava y de conocer más sobre su proceso de producción. Y ¿qué mejor para finalizar este recorrido entre copa y copa que sumergidos en un romántico jacuzzi para dos en vuestra habitación?

El patrimonio arquitectónico de Almendralejo también es digno de visitar. El Palacio de Monsalud es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad porque es la casa natal del poeta José de Espronceda. Fue construido en 1752 y en él habitó el V Marqués de Monsalud, Mariano Carlos Solano Gálvez. Desde la década de 1980 este Palacio es la sede del Ayuntamiento.

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Purificación es el principal templo católico de la ciudad de Almendralejo. Se trata de una estructura de estilo gótico que comenzó a ser levantada en 1494 sobre las ruinas de otro templo religioso. La Parroquia de San Roque también es muy bonita y vale la pena visitarla.

En cuanto a las fiestas tradicionales de la ciudad, la más famosa y antigua es la Fiesta de Las Candelas, que se celebra los primeros días de febrero. La festividad consiste en arrojar a hogueras figuras de muñecos conocidas como “peleles” o “pantarujas”, las cuales representan el mal. Esta festividad se viene realizando desde el siglo XVII y durante las quemas del “mal” la gente comparte en su comunidad entre platos típicos como las migas de barros y las sardinas o los famosos pestorejos asados.

Buscador


Entrada
Salida

Habitaciones
Adultos


Facebook Solojacuzzi Twitter Solojacuzzi Google Plus Solojacuzzi

© 2019 | Quiénes Somos
Privacidad | Términos
Todos los derechos reservados

Atención al cliente:
902 02 68 58
Formulario de contacto
Boletín de ofertas